Home Coaching Inmobiliario La toma de decisiones del agente inmobiliario.

La toma de decisiones del agente inmobiliario.

Costa Invest Blog Coaching

La toma de decisiones del agente inmobiliario es un factor clave para su desarrollo profesional y la consecución de sus objetivos.

Siempre de un modo u otro la toma de decisiones del agente inmobiliario determina resultados, tanto de modo positivo como negativo, y dichas decisiones profesionales incluso pueden afectar su vida personal.

Al tomar una decisión, el agente inmobiliario está condicionando su presente, el cual determinará su futuro a corto, mediano o incluso a largo plazo.

Por otro lado, tan perjudicial puede resultar el tomar la decisión equivocada como el no tomarla a su debido tiempo, aunque el no hacerlo en sí mismo implica el tomar una decisión para el agente inmobiliario.

La pasividad en sí misma se convierte en acción con lo cual el evadir la toma de decisiones en modo alguno resulta positivo para el profesional. 

Por qué cuesta tanto la toma de decisiones.

La toma de decisiones es clave para cualquier ser humano, y curiosamente muchos profesionales del sector inmobiliario tienen serias dificultades al momento de tomar una decisión.

Las dificultades en la toma de decisiones para un agente inmobiliario pueden derivar de diversos motivos, y desde luego depende de cada profesional en particular.

Un elemento muy importante que se presenta al momento de tomar una decisión profesional son las circunstancias del agente inmobiliario, las cuales determinarán en gran medida su proceder.

También encontramos algunas causas frecuentes en las dificultades para tomar decisiones, como el miedo al fracaso en el cierre de una venta, no conseguir la captación de una propiedad, u otras casi siempre vinculadas al logro u objetivo no conseguido por parte de los profesionales.

Sin embargo también encontramos elementos comunes, como el abordar la situación desde un ángulo inapropiado o limitado en sus perspectivas, lo cual puede eventualmente nublar el buen juicio y desvirtuar así cualquier análisis realizado por parte del profesional inmobiliario.

La toma de decisiones acertadas.

recursos humanos coaching

Independientemente de las circunstancias del agente inmobiliario, su situación particular respecto de un hecho, su grado de experiencia o formación, hay una serie de pasos que pueden seguirse para tomar decisiones acertadas.

Estos pasos para la toma de decisiones acertadas es algo muy subjetivo, y dependerá de cada profesional su modelo de aplicación o necesidad de utilizarlo.

Sin embargo, a modo de guía de referencia puede resultar de gran efectividad, particularmente para aquellos profesionales del sector inmobiliario que presentan dificultades en la toma de decisiones.

Hay que definir la situación.

Antes de tomar una decisión respecto de un tema en particular, el agente debe aislar la situación y abordarla desde diferentes ángulos, para comprender el punto exacto en dónde se encuentra y cómo decidir.

Esto permite muchas veces quitar presión a las circunstancias, porque el profesional puede llegar a la conclusión de que no tiene que tomar una decisión sobre un problema, sino sobre una dificultad, algo que es muy diferente en distintos niveles.

Cuando una dificultad interactúa con una limitación se convierte en un problema, y resolviendo la limitación simplemente queda una dificultad porque el problema derivado de la ecuación desaparece.

Si el agente inmobiliario detecta que su problema en el cierre de ventas se deriva de una dificultad personal, como por ejemplo no poder controlar satisfactoriamente sus niveles de ansiedad ante una venta inminente, la solución sería tomar la decisión de buscar ayuda profesional para controlar sus estados emocionales.

El ejemplo anterior es muy frecuente en el sector inmobiliario, y se confunde habitualmente con dificultades en la toma de decisiones, cuando en realidad los factores que afectan negativamente al profesional son otros muy distintos.

Las consecuencias de la toma de decisiones.

Toda acción provoca una reacción, y la decisión del agente inmobiliario siempre tendrá consecuencias, ya sean positivas o negativas a sus intereses profesionales y/o personales.

Analizar las posibles consecuencias de las decisiones a tomar es un elemento muy importante, porque el agente inmobiliario deberá enfrentar dichas consecuencias, y obviamente le conviene estar preparado, sobre todo si las mismas son desafortunadas o no atienden a sus intereses particulares.

Al momento de tomar una decisión, es muy importante analizar los factores positivos y negativos, aunque también es necesario tener en cuenta los factores neutros, es decir, aquello que no sufrirá modificación alguna o no se verá afectado por la decisión tomada.

Dicha valoración no solamente debe limitare a los intereses del agente inmobiliario, porque también pueden estar implicados otros colegas, o incluso la propia agencia inmobiliaria para la cual trabaja.

Por ejemplo, si un captador inmobiliario decide aceptar la gestión de la venta de una propiedad por encima del precio de mercado, eso implicará una dificultad para los agentes al momento de intentar venderla, y para la inmobiliaria una eventual proyección negativa como empresa.

Hay que explorar las posibilidades.

Explorar distintas posibilidades descomprime la presión que genera para ciertos profesionales la toma de decisiones.

Si bien el agente interpretará las circunstancias y eventuales consecuencias de sus decisiones desde un prisma puramente subjetivo, y obviamente atendiendo desde sus intereses particulares, explorar distintas opciones facilita el cambio de perspectiva.

Al explorar las eventuales consecuencias de la toma de decisiones, el agente se brinda la oportunidad de conseguir resultados que se ajusten mejor a sus necesidades y, al mismo tiempo, afecten en menor medida a su entorno profesional.

El cambio de perspectiva brinda la posibilidad de analizar cualquier cuestión desde distintas posiciones, y eso le facilita el camino al agente inmobiliario para tomar la decisión adecuada.

Aquí surge otro elemento que siempre genera controversia, y es lo que significa tomar la decisión correcta, lo cual es enteramente subjetivo y queda a la libre interpretación de cada profesional.

Las emociones tóxicas.

Para el agente inmobiliario es muy importante disociarse satisfactoriamente de sus emociones antes de tomar cualquier decisión.

Aunque en la actualidad existen muchos modelos supuestamente liberadores en cuanto a la gestión de las emociones, queda claro que en la toma de decisiones las mismas pueden afectar negativamente el buen juicio.

Al momento de tomar una decisión a nivel profesional, la serenidad, la calma y la profunda reflexión son los mejores ingredientes.

Cuando terceras personas o colegas realizan opiniones sobre cuál debe ser la decisión a tomarse, hay que tener en cuenta un factor muy importante, y es que ellos no serán los responsables de las consecuencias derivadas.

En el entorno organizacional de la inmobiliaria probablemente existan colegas bien intencionados, y también otros que son los denominados compañeros tóxicos.

Si el agente inmobiliario tiene dudas al momento de tomar una decisión, puede buscar ayuda en el entorno de la inmobiliaria, siempre en la figura organizacional que corresponda (manager inmobiliario, colegas con más experiencia, asesor legal, etc).

Tomar la decisión es entrar en acción.

Cuando el agente inmobiliario termina el proceso que implica su análisis situacional, tenga claro a qué se enfrenta, por qué toma la decisión y cómo lo hará, tiene que entrar en acción.

Si bien es cierto que es necesario, en la mayoría de los casos aunque no siempre, tomarse el tiempo necesario para tomar la decisión correcta, siempre llega indefectiblemente el momento de entrar en acción y decidirse.

Para muchos profesionales las dudas que surgen al momento de realizar la toma de decisiones se convierte en su peor dificultad, porque una decisión tomada a destiempo puede resultar muy perjudicial.

Por eso es muy importante, aparte de tomar la decisión correcta, hacerlo en el momento preciso, sin dilaciones o tiempos innecesarios que pueden eventualmente perjudicar el resultado de la toma de decisiones.

Comprometerse con las decisiones.

El profesional inmobiliario debe comprometerse con sus decisiones y sus consecuencias, asumir sus responsabilidades sin culpabilizarse, y darse la oportunidad de equivocarse.

El error derivado de la toma de decisiones es algo habitual, y siempre se puede rectificar tomando otra decisión, la de admitir el error o las consecuencias ocasionadas.

Es curioso como pocas veces escuchamos a un profesional del sector inmobiliario decir me equivoqué, como si ello fuera algo negativo, cuando en realidad es todo lo contrario.

Un agente inmobiliario tiene que hacerse dueño de sus decisiones, confiar en sus capacidades, y ser flexible para continuar tomando decisiones a pesar de aquellas que considera fueron equivocadas o desafortunadas.

No existe una fórmula exacta para establecer un modelo en la toma de decisiones, aunque explorando las distintas opciones, pensando en las posibles consecuencias, y siendo responsables, los agentes inmobiliarios pueden estar en condiciones de tomar decisiones acertadas.

Comments are closed.

Check Also

Cómo reclutar un equipo de agentes talentoso.

La tarea de reclutar un equipo de agentes inmobiliarios talentoso y diverso puede resultar…