Home Misceláneas Inmobiliarias Se vende la casa del guitarrista de The Doors.

Se vende la casa del guitarrista de The Doors.

the Doors casa

¿La canción Light My Fire fue escrita en esta casa?

La casa en dónde se pudo haber escrito la mítica canción de The Doors cuesta 12 millones de euros, aunque igual se confirme eventualmente que Light My Fire no se escribió dentro de sus paredes.

La propiedad moderna de mediados del siglo completamente renovada tiene una historia musical extraordinaria, ya que fue la antigua casa del líder de Limp Bizkit, Fred Durst, así como del guitarrista de The Doors, Robby Krieger.

Cualquiera puede imaginar que Krieger y Morrison están compartiendo unos tragos, conversando y escribiendo grandes canciones; después de todo, “las puertas” siempre estuvieron abiertas para los compañeros de banda en la década psicodélica de los 60′.

“Hay una combinación de factores que hacen que esta casa sea muy especial”, dice el propietario actual Adam Bold, empresario y presentador del programa de radio The Mutual Fund Show.

“Está impregnada en la historia del Rock and Roll. Decenas de miembros de la realeza de la música han estado allí. Ofrece vistas al mar y privacidad, además de tener un gran terreno, por lo que es un lugar perfecto para organizar fiestas y de increíble serenidad cuando la necesitas. Más que nada, es la casa más guay que he visto en mi vida”.

La verdadera sorpresa es que la casa de cuatro habitaciones y cinco baños en Bellagio Terrace solo conserva un leve eco de su antiguo estilo de Rock and Roll.

No hay paredes con discos de platino, alfombras de pelucas psicodélicas ni piscina para fiestas con forma de guitarra, solo una fascinante chimenea donde cuentos de fantasmas de la música arden de vez en cuando como brasas humeantes.

Para muchos, la casa ubicada en un codiciado y famoso lugar ha envejecido bien, como una canción clásica de rock.

Eso se debe a que Bold contrató al arquitecto Astra Woodcraft de Brown Design Group para restaurar y reconstruir la residencia hexagonal.

Inspirada en los estilos arquitectónicos de Frank Lloyd Wright y John Lautner, el estudio de arquitectos envolvió la residencia moderna de mediados de siglo alrededor de esa piscina centralizada y un patio que infunde una esencia retro con un atractivo moderno.

Desde la residencia de arte contemporáneo emana un ambiente terrenal del suroeste, y también del interior y el exterior, alentado por las formas geométricas distintivas sin ángulos rectos, homenajes audaces a los legados de ambos arquitectos.

La casa cuenta con colores orgánicos, prismas reflectantes de luz, paredes que desaparecen, techos abovedados con corcho, una cocina Miele de nogal, pisos de terrazo y un espectacular friso de chimenea de barro original con figuras talladas de los miembros de The Doors.

Colgando sobre la chimenea, Bold eligió mantener el friso de Krieger, uno de los últimos detalles interiores restantes de la década del ’60. “Este proyecto ha sido una labor de amor para mí”, dice Bold.

Cuando Bold vio por primera vez la propiedad, encontró apenas un rastro de su procedencia musical visible (aparte del friso de la chimenea); una representación de una posible mansión mundana con salón, un diseño que Bold rechazó al instante.

“En ese momento exacto, tuve una epifanía creativa”, dice Bold. “Tuve una visión detallada de lo que debería ser la casa: una combinación de los acabados modernos originales e increíbles de mediados de siglo y los acabados contemporáneos de alta gama”.

El diseño único de la casa rodea la piscina del patio central, flanqueada por amplias habitaciones exteriores estilo dormitorio con ventanas corredizas. Toda la propiedad está decorada con maderas preciosas y muebles modernos de mediados de siglo. Una ducha privada al aire libre y aleros sobresalientes distinguen el ambiente al aire libre, enriquecido por la cocina con gabinetes de nogal que se abre al patio.

El dormitorio principal ofrece un armario con gabinetes blancos, así como una chimenea a gas DaVinci personalizada. El baño principal incluye accesorios de acero inoxidable, mármol marrón oscuro sequoia y gabinetes personalizados.

La habitación familiar cuenta con una pared mural de cerámica Mutina geométrica revestida con adornos de nogal. La sala de estar tiene un colgante vintage de los años 60′ sobre una barra de nogal personalizada y una banqueta a juego con cojines trapezoidales de estilo neutro.

La acogedora propiedad también incluye una chimenea, bar, jacuzzi, espacios de entretenimiento integrados y jardines en un terreno de 6.000 metros cuadrados con vistas panorámicas del Océano Pacífico y el cercano Museo J. Paul Getty.

“Donde otros habrían demolido la casa, Adam sintió su alma”, dice Radford. “Conectó con su historia, su singularidad, y no solo quería preservarlo, sino resucitarlo, crear una propiedad heredada que un nuevo propietario atesoraría por generaciones”.

“Esta propiedad encarna esa verdadera onda vintage de California, esa frescura auténtica, un ambiente que a la vez es embriagador, orgánico y contemporáneo”.

La propiedad original fue construida para Krieger en la década de 60′ por el arquitecto de Los Ángeles Matthew Leizer, conocido por diseñar modernos proyectos residenciales y comerciales de mediados de siglo en Tinseltown (incluida la Biblioteca Pública de Santa Mónica y la casa de la fraternidad UCLA Alpha Epsilon Pi).

Fuente: Forbes / Fotografías: Jason Horrell

Comments are closed.

Check Also

Antigua barcaza convertida en una casa flotante.

Una antigua barcaza fue reconvertida en una vivienda con todas las comodidades. Recienteme…