Home Coaching Inmobiliario La resiliencia en el sector inmobiliario.

La resiliencia en el sector inmobiliario.

resiliencia

En el sector inmobiliario de España, el profesional resiliente es el que marca la diferencia, y la resiliencia es cada vez más una competencia esencial. El constante proceso de cambio en el sector, su dinamismo y otras características particulares, requieren de profesionales con elevados grados de resiliencia.

Las personas resilientes son capaces de enfrentar un cambio inesperado, se adaptan al retroceso que implican las dificultades en el logro de una meta, y procesan satisfactoriamente las decepciones.

Dentro del ambiente de una inmobiliaria en España, los períodos de carga de trabajo excesivos, los horarios disfuncionales, y los elevados niveles de estrés diarios son habituales.

Ante tales circunstancias, precisamente un profesional resiliente es el que logra marcar la diferencia como hemos mencionado anteriormente; basado en su capacidad de adaptación al entorno y en una actitud basada en la resiliencia.

Los profesionales del sector inmobiliario de España que son poco resilientes se detectan rápidamente; y los signos de baja resiliencia más notorios son los siguientes:

  • Incapacidad para tomar decisiones (no logran asumir de forma efectiva la toma de decisiones).
  • Frecuentes dolencias físicas menores (pequeños avisos a nivel fisiológico y malestares).
  • Disminución de la confianza en sí mismo (su autoestima se intoxica de dudas que lo debilitan).
  • Sensación de agobio por la carga de trabajo y su entorno (se sienten abrumados).
  • Su nivel de asertividad desciende y se vuelven menos tolerantes (carácter irascible).
  • Dificultades para establecer relaciones interpersonales saludables (dentro de cualquier entorno).
  • Sensación de incomodidad no asociada a nada en particular (no logran aislar su problema).

El coaching inmobiliario y la resiliencia.

El coaching inmobiliario puede ayudar a los profesionales del sector que son poco resilientes, o que tienen dificultades para aumentar su nivel de resiliencia, de la siguiente forma:

– Resiliencia a corto plazo: realizando intervenciones puntuales de coaching para abordar una situación en concreto (abordaje de resiliencia en el momento específico).

– Resiliencia mediano y largo plazo: construyendo un cambio para lograr que se convierta en resiliente (capacidad de resiliencia estructural).

En la primera de estas dos situaciones, el enfoque principal es reducir los factores de estrés; causantes de que el profesional inmobiliario sienta que su vida laboral está fuera de control.

La manera más simple de realizar un abordaje profesional es desarrollar con los agentes una lista de todas las cosas o posibles causas que están poniéndolos bajo presión, y después de trabajar con cada factor se examina lo que se podría hacer en la práctica para descomprimir esa presión.

Frecuentemente la solución radica, aunque no siempre, en una serie de conversaciones que hasta ahora los agentes han evitado mantener con otras personas (sobre el nivel de estrés que causan sus expectativas o comportamiento), y diálogos internos evitados consigo mismos (por ejemplo, tener más claridad sobre cuándo y cómo decir que no).

También resulta de gran utilidad, para reorientar su atención en lo que es bueno sobre la vida, procurar su cambio de perspectiva. Cuando nos sentimos abrumados o agobiados, tendemos a ser conscientes sólo de los aspectos negativos; obviando de forma inconsciente los aspectos positivos.

Formular algunas preguntas útiles puede ser el camino efectivo en tales circunstancias, y algunas de ellas pueden ser:

  • ¿Qué te provoca placer y disfrute? (en contraposición al desplacer).
  • ¿Por qué puedes estar agradecido? (en el lado opuesto a la disconformidad).
  • ¿Dónde puedes encontrar alegría en tu vida? (en orientación directa a la satisfacción).

Este cambio sutil de la atención puede ser notablemente eficaz en el aumento de la resiliencia en el aquí y ahora; particularmente para aquellos profesionales inmobiliarios poco resilientes, y que circunstancialmente atraviesan situaciones particulares en sus vidas poco gratificantes.

Cuando se trata de ayudar a construir un comportamiento resiliente, un buen punto de partida es aclarar las características de las personas altamente resilientes, y explorar con ellos cómo podrían incorporar algunas o todas estas características en su propia manera de pensar.

Características de los profesionales inmobiliarios resilientes.

– La resiliencia afecta la autoestima. 

Los profesionales resilientes por tendencia, aunque no siempre, procuran aumentar su grado de autoestima.

Identifican las acciones de su presente, conscientes de que en un futuro próximo condicionarán su manera de percibirse.

Al mismo tiempo, orientan sus acciones hacia un aumento de su autoestima y niveles de seguridad en sí mismos, como un hábito condicionado por la constancia.

– Son resilientes porque son creativos. 

Los profesionales inmobiliarios resilientes utilizan su creatividad e imaginación de forma activa, y siempre orientada hacia el logro, más que enfocados en objetivos a corto plazo.

La resolución se condiciona por el reto que implica un nuevo desafío, y quienes enfocan sus pensamientos con originalidad, sin caer en métodos que en el pasado no le fueron efectivos, logran mejores resultados.

Los agentes resilientes no se conforman con llegar al logro o cumplir con ciertos objetivos, necesitan internamente crear nuevas circunstancias para ponerse a prueba y utilizar sus recursos.

– Los profesionales resilientes se adaptan.

La adaptación para los profesionales inmobiliarios resilientes no significa resignación; por el contrario, para ellos representa una oportunidad.

No fuerzan las circunstancias con marcos temporales inmediatos o a corto plazo, conscientes de que ser resilientes significa saber esperar la oportunidad, tanto para entrar en acción como para detectar el momento oportuno de hacerlo.

– Los resilientes en las crisis encuentran oportunidades. 

Los profesionales del sector inmobiliario en los momentos difíciles o considerados como críticos encuentran oportunidades, porque su tendencia al cambio de perspectiva se lo permite.

Se disocian de sus emociones y de las circunstancias, para tomar distancia de las mismas y encontrar la oportunidad.

Al mismo tiempo, al ser resilientes no permiten que los factores condicionadores negativos exógenos les condicionen, intentando simultáneamente que los factores condicionadores internos positivos se activen.

Los profesionales resilientes aíslan los conceptos de metas, objetivos y logros; para desde la claridad de dichos conceptos obrar en consecuencia, basados en sus habilidades y limitaciones.

– Los resilientes se rodean de colegas resilientes. 

Los profesionales del sector inmobiliario que son resilientes, no desean tener en su entorno a personas negativas o que no se encuentran en su nivel de resiliencia.

No caen en la superficialidad del optimismo injustificado, como tampoco desean establecer relaciones interpersonales poco saludables con colegas que reflejan ciertos rasgos negativos.

Por otro lado, promueven las sinergias positivas dentro del entorno organizacional de la agencia inmobiliaria; siempre desde su propio comportamiento, y no como modelos de referencia.

– Los profesionales resilientes piensan antes de actuar.

En el sector inmobiliario de España es muy frecuente encontrar muchos profesionales que opinan de todo y sobre todo, y algunos incluso lo hacen muy bien o de forma bastante convincente.

Sin embargo, los resilientes piensan lo que van a decir; conscientes de que sus palabras se convertirán en acción, y que las mismas tendrán tantas reacciones como receptores tengan.

Es decir, marcan una posición de adelantamiento, basados en la argumentación y la discusión de ideas con evidencias, y no con creencias personales; porque son profesionales.

Algo muy habitual de detectar en las reuniones semanales que realizan las agencias inmobiliarias en España; y en dónde los profesionales resilientes con un simple silencio lo dicen todo, porque además practican la escucha activa.

– Los profesionales resilientes utilizan técnicas y herramientas. 

Los profesionales del sector inmobiliario resilientes, suelen ser conscientes de la importancia de mantener hábitos saludables. Por su salud y también como mecanismo de defensa ante un entorno que suele ser bastante estresante.

Practicar yoga, meditar, ir al gimnasio o salir a correr, son algunas de las actividades que suelen realizar regularmente para protegerse de un entorno cargado de estrés.

También muchos profesionales del sector con un elevado grado de resiliencia, practican ciertas actividades de forma inconsciente; aunque en la práctica están utilizando de un modo u otro alguna técnica.

En cualquier caso, la incorporación de hábitos de vida saludables como la práctica de ciertas actividades de forma regular, beneficia el aumento de los niveles de resiliencia; y lo importante es conseguir que el profesional logre reducir sus niveles de estrés.

– Los resilientes son colaborativos y receptivos. 

Si bien el ámbito inmobiliario suele ser un entorno con mucho estrés y bastante individualista, ello no implica que no se puedan establecer sinergias positivas y marcos de trabajo colaborativo saludables.

El agente resiliente tiende a trabajar en equipo de forma efectiva, participa de las reuniones de la inmobiliaria de forma activa, y su actitud es receptiva.

Practica la escucha activa, permitiéndose la oportunidad de descubrir nuevas ideas, y utiliza cualquier tipo de canal de comunicación de forma bidireccional; como medio para potenciar su desarrollo profesional.

– Los resilientes se orientan hacia el cómo. 

Más que en el qué o en el por qué, los profesionales inmobiliarios resilientes se centran en el cómo de las cuestiones.

No significa que no se preocupen en el qué, en el por qué o en el para qué de una cuestión, al contrario, lo hacen y rápidamente se centran en el cómo abordar o resolver la cuestión.

Su actitud proactiva los lleva casi de forma automática a superar las limitaciones y resolver los problemas; incluso intentan que una dificultad no se combine con otra o con una limitación para terminar siendo un problema.

Los profesionales del sector inmobiliario resilientes gestionan sus emociones, son capaces de generar empatía con sus colegas y clientes, proponen ideas nuevas y creativas, y promueven las sinergias positivas desde una actitud proactiva

Comments are closed.

Check Also

Preguntas para los clientes de la inmobiliaria.

Las preguntas son una herramienta muy importante para el agente inmobiliario, porque le pe…