Home Coaching Inmobiliario Reposicionamiento del agente inmobiliario.

Reposicionamiento del agente inmobiliario.

Costa Invest Blog Coaching

Luego de las últimas revisiones trimestrales del año los agentes inmobiliarios suelen relajarse, lo que no significa que dejen de trabar en la búsqueda de mejorar sus niveles de ventas.

En el sector inmobiliario siempre se manejan diferentes teorías sobre un tema en particular, y algunos sostienen que el ritmo de los agentes recién comienza durante los primeros meses del año.

Por tendencia en invierno las ventas suelen bajar, aunque eso no implica en modo alguno que se puedan utilizar dichos meses para realizar otras tareas también importantes.

El análisis y la planificación de objetivos es una tarea determinante para conseguir buenos resultados, y los agentes no pueden esperar meses para ponerse a planificar sus tareas o marcar sus objetivos.

Conseguir el reposicionamiento.

Aplicando un análisis DAFO, los agentes pueden descubrir sus fortalezas y debilidades, y probablemente encuentren la necesidad de reposicionarse como profesionales.

Reposicionarse no significa cambiar por cambiar o simplemente intentar otro ángulo de abordaje.

El resposicionamiento para un agente inmobiliario implica algo mucho más profundo, el cambio de perspectiva.

El reposicionamiento profesional es posible si las acciones están claramente identificadas y aisladas del resto de variables.

La planificación o la aplicación de modelos de mejora continua son elementos que definen el nivel de productividad del profesional inmobiliario; sin embargo, es necesario entrar en acción y pasar al segundo nivel, que es la aplicación de los modelos planificados.

El reposicionamiento a través de las preguntas.

Formularse preguntas simples puede provocar la necesidad de reposicionarse, y potencia la toma de decisiones.

Muchas preguntas pueden surgir de las revisiones trimestrales, de los niveles de productividad reflejados, de la información recogida mediante análisis específicos, o simplemente de la necesidad del profesional.

En cualquier caso, que el agente se cuestione su desenvolvimiento profesional es un factor muy importante, y forma parte de la proactividad como característica.

Preguntas profesionales.
  • ¿Lo estoy haciendo bien?
  • ¿En qué puedo mejorar?
  • ¿Cuáles son mis ventajas y desventajas?
  • ¿Mis debilidades son mayores que mis fortalezas?
  • ¿Lo estoy dando todo en mi profesión?

Preguntas simples, que se pueden convertir en efectivos disparadores para un cambio de perspectiva.

Por otro lado, el agente puede formularse otras preguntas relacionadas directamente con sus vínculos comerciales y también con los organizacionales.

Preguntas comerciales.
  • ¿Los clientes me perciben como yo quiero?
  • ¿Estoy generando vínculos sólidos a nivel comercial?
  • ¿Mi segmento de clientes está bien definido?
  • ¿Estoy perdiendo participación en el mercado inmobiliario?
  • ¿Mis acciones comerciales son las correctas?
Preguntas organizacionales.
  • ¿Consigo generar sinergias positivas con mi entorno?
  • ¿Logro ser efectivo en el trabajo en equipo?
  • ¿Mis relaciones interpersonales son saludables?
  • ¿Genero sinergias positivas con mis compañeros?
  • ¿Estoy favoreciendo un ambiente tóxico?

Cada pregunta formulada seguramente lleve a otras, y se convierta en un bucle de preguntas las cuales deben ser estructuradas para conseguir aislar las variables particulares.

Desde la estructuración de las respuestas obtenidas, el agente puede establecer una estrategia de reposicionamiento, basado en necesidades especificas.

Reposicionamiento básico del agente.

Hay algunos elementos que siempre pueden ser reposicionados para conseguir mejores niveles de productividad a nivel profesional, incluso son saludables de ser modificados a nivel personal.

La comunicación con el entorno del agente es un factor clave, y debe abordarse con la seriedad del caso; tanto a nivel externo con los clientes, como a nivel interno con los compañeros de trabajo.

Los ambientes de trabajo tóxicos perjudican seriamente el desarrollo profesional, y afectan gravemente a la inmobiliaria como una organización

No solamente se trata de analizar cómo se gestionan los conflictos internos y con los clientes, es una cuestión de incluso analizar cómo se participa de los conflictos del entorno.

Un agente, tanto de forma activa como pasiva, siempre se verá afectado por los conflictos del entorno; por eso es muy importante reposicionarse desde un cambio de perspectiva que atienda las necesidades especificas.

El objetivo es crear asociaciones positivas y neutralizar las negativas en el entorno laboral, y que las acciones a nivel personal y profesional sean congruentes.

Reposicionarse en base a resultados obtenidos.

Si bien no existen formulas mágicas o recetas infalibles para conseguir un buen reposicionamiento, los agentes puden recurrir a su experiencia como punto de partida.

Aquellas acciones que fueron positivas o que provocaron buenos resultados, pueden utilizarse para aplicarse como modelo en el accionar profesional.

Al mismo tiempo, las acciones que produjeron resultados negativos, sirven para aprender de los errores y no volver a repetirlos.

En cualquier caso, todas las acciones planificadas por el agente deben estar en sincronía y estar alineadas con sus necesidades.

Es muy importante que los agentes estén alineados, y consigan el equilibrio entre lo que sienten, piensan y hacen.

Para conseguir resultados diferentes es necesario hacer cosas diferentes!

Comments are closed.

Check Also

El capital humano de la inmobiliaria.

Para las empresas el capital humano es uno de sus principales recursos, y si bien el capit…