Home Coaching Inmobiliario Preguntas para antes de vender tu casa.

Preguntas para antes de vender tu casa.

El precio de venta de una propiedad depende de muchas variables, y entre ellas las necesidades o los deseos de los propietarios.

Los captadores de viviendas de la inmobiliaria y los tasadores parecen ir por un lado, mientras que los propietarios de las casas en venta por otro.

Es lógico, cualquier propietario de una vivienda en venta quiere obtener la mayor cantidad de dinero posible, y también es lógico que los compradores quieran pagar el menor dinero que puedan por una propiedad.

En medio de ambas posiciones anteriores, entre la de los propietarios y la de los compradores, encontramos a los agentes inmobiliarios, que necesitan vender propiedades para poder mantener su trabajo.

La compra-venta de una propiedad es un ámbito de negociación, muy singular y con sus características particulares, aunque en definitiva se establece una negociación por el precio de compra-venta de la vivienda.

En la práctica se producen diversas negociaciones entre las distintas partes implicadas; y al final todo termina por reducirse a posibilidades.

  • El captador marca un posible precio de venta por metro cuadrado.
  • El mercado establece otro posible precio de venta que muchas veces fluctúa.
  • El propietario quiere ganar el mayor dinero posible con la venta de su casa.
  • El comprador quiere gastar el menor dinero posible en la compra de la propiedad.
  • El agente inmobiliario quiere que se venda al mejor precio posible para ganar una mejor comisión.

El potencial cliente comprador, si realmente está interesado en comprar la propiedad, procurará encontrarle todos los defectos posibles para bajar su precio, y el propietario deberá asegurarse de que los puntos débiles de su vivienda no se noten demasiado.

En cualquier caso e independientemente de las variables anteriormente mencionadas, el precio de venta de una propiedad puede verse condicionado por otros factores.

Dichos factores pueden ser aislados fácilmente, y los propietarios de las viviendas en venta pueden solucionar algunos aspectos de sus casas para lograr venderlas a mejor precio o en el menor tiempo posible.

Preguntas para hacerte antes de vender tu casa.

captador en españa

Respondiendo a conciencia unas simples preguntas, cualquier propietario de una vivienda en venta puede encontrar los puntos débiles de su casa, y en consecuencia mejorarlos para que no afecten el precio de venta de su propiedad.

¿Cuántos años tiene la vivienda?

Los años de construcción de una vivienda son un factor muy importante, que determinará una serie de variables directamente vinculados a la propiedad, y que incidirán en su precio de venta.

Los materiales y métodos de construcción han evolucionado, y una vivienda con más de 20 años de construida suele tener características muy particulares, y sobre todo diferentes a las casas modernas.

El estado general de la vivienda también es un factor muy importante, y es conveniente realizar un análisis para encontrar posibles defectos en las tuberías de las cocinas y de los cuartos de baño.

La pintura de las paredes, tanto de las internas como de las del exterior de la propiedad, también es un elemento importante; y si el estado de conservación de la pintura no es bueno proyectará una imagen negativa a los eventuales clientes compradores.

En el caso de los pisos estamos ante casi la misma situación que respecto de una casa tipo bungalow o un chalet adosado; el casi lo determina porque los pisos dependen del estado del edificio.

El estado general del edificio, su fachada y zonas comunes, también incidirá en el precio de venta de un piso. Si el estado de conservación del edificio es malo, y aunque el del piso sea muy bueno, el precio de la propiedad se verá afectado a la baja.

Si el propietario de un piso en venta invierte en mejorar su propiedad, y el edificio en el que se encuentra no ofrece condiciones o calidades mínimas, el precio de venta no podrá superar un cierto valor de mercado.

¿Cuántos años hace que vives en tu casa?

El paso del tiempo modifica la perspectiva de cómo vemos las cosas, el entorno e incluso del lugar en el que vivimos.

A partir de los 3 o 5 años, suele producirse un cambio de perspectiva respecto de la vivienda en la que habitamos.

Es un proceso de habituación (“acostumbramiento”) más que un proceso adaptativo, aunque las personas suelen confundir la diferencia entre acostumbrarse a vivir en una casa o adaptarse a vivir en ella.

Es una regla que se puede aplicar tanto a vivir en una casa como al entorno de la misma, y lo que durante el primer año parece no tan bonito, con el paso del tiempo hasta puede terminar resultando agradable.

Todo depende de muchas variables internas y particulares cada persona; sin embargo, “tomando distancia de la propiedad” sus habitantes logran verla de forma diferente, encontrando sus defectos o cuando menos sus cualidades reales.

Precisamente, la figura del tasador o del agente inmobiliario, permite a los propietarios encontrar el precio de mercado por metro cuadrado de su vivienda; y dichos profesionales están disociados de factores condicionadores al momento de establecer un precio de venta.

¿La decoración de la casa tiene un estilo muy personal?

Las casas decoradas de forma muy marcada hacia un estilo especifico, o incluso sin concepto alguno de referencia, suelen ser más difíciles de vender.

Particularmente aquellas que tienen pintadas las paredes con colores muy llamativos, artefactos sanitarios de hace 20 años, sistemas de iluminación artificial pasados de moda, y hasta incluso muebles antiguos pueden perjudicar la venta.

No todos los potenciales clientes tienen la capacidad de ver más allá de la decoración de la vivienda, y su falta de imaginación no es incapacidad, termina siendo el resultado del condicionamiento al que han sido expuestos al visitar la casa en venta.

Incluso aunque los clientes interesados en comprar la vivienda tengan una gran imaginación o visión de futuro de cómo modificarían la decoración de la casa, quizás no estén dispuestos a invertir tiempo y dinero en realizar cambios demasiado grandes.

Las decoraciones equilibradas, los colores poco llamativos, y los adornos simples, terminan resultando más efectivos para disminuir el efecto condicionador negativo que eventualmente pueda experimentar un cliente interesado en comprar la vivienda.

¿La vivienda está en una buena ubicación?

La ubicación de una vivienda es un factor determinante en el precio de venta, y no es algo en el que los propietarios suelan reparar, y sin embargo los clientes compradores sí.

Los compradores suelen comenzar a buscar una propiedad para comprar dependiendo de la zona, y desde ahí comienzan a refinar sus búsquedas. Salvo claro que los clientes no tengan conocimiento alguno de la zona de ubicación de la propiedad, algo que puede suceder.

Sin embargo, hay servicios que los clientes desean tener cerca, como los supermercados, paradas de autobuses, gasolineras, y cualquier negocio que eventualmente pueda satisfacer sus necesidades, incluso las relacionadas al ocio.

Las propiedades con servicios próximos valen más y se venden con mayor facilidad. Los colegios, el transporte público, la facilidad para aparcar y otras variables incidirán en el precio de venta de la propiedad.

El entorno de la propiedad también incide en su precio. El alumbrado público, la seguridad de la zona, el sistema de recolección de residuos, y hasta los vecinos pueden condicionar de forma positiva o negativa en el precio de venta de una casa.

Es importante que los propietarios, sobre todo si su casa se encuentra en una zona poco valorizada, se informen de posibles mejoras a realizarse en las cercanías de la vivienda (nuevos servicios, mejoras de obras públicas, etc).

Como también es un buen argumento de venta conocer de forma precisa los servicios y las distancias de los mismos en relación a la ubicación de la vivienda.

Todo suma o resta en tal sentido, y cualquier servicio o negocio cercano a la vivienda en venta puede ser un valor añadido para el potencial cliente (supermercados, colegios, gimnasios, zonas de ocio, tiendas, ambulatorios, paradas de autobuses, etc). 

En zonas turísticas del Mediterráneo de España, como por ejemplo Orihuela Costa o Torrevieja, la distancia al mar es un factor muy importante para determinar el precio de venta de una propiedad.

¿En la casa todo funciona correctamente?

Una rápida y simple comprobación es suficiente para detectar lo que se debe reparar: enchufes estropeados, pintura deteriorada, los cerramientos de las ventanas, el nivel de las puertas, los artefactos sanitarios de los baños, las canillas y elementos de la cocina, desagües, baldosas o tablas de parquet rotas, etc.

Todo suma y todo resta en el precio de venta, y a mayores desperfectos menor será precio de venta, y la imagen que proyectará la vivienda será negativo.

Desde luego la documentación de la propiedad debe estar en regla, y libre de cargas, porque aunque el agente inmobiliario consiga un comprador y el mismo esté dispuesto a pagar el precio establecido sin poner condiciones, la operación inmobiliaria se realizará ante un notario, y si algo no está en regla la venta de la propiedad se verá paralizada.

En cualquier caso, son preguntas orientativas para que los dueños de las viviendas en venta se planteen, y así logren vender sus casas al mejor precio y en el menor tiempo posible.

Comments are closed.

Check Also

Los anuncios de empleo de la inmobiliaria.

La incorporación de personal a la inmobiliaria puede gestionarse de diversas maneras, y la…