Home Coaching Inmobiliario Por qué nadie quiere comprar su casa.

Por qué nadie quiere comprar su casa.

Si su vivienda en venta está en el mercado desde hace meses y no se vende algo se está haciendo mal.

Desde luego cada mercado inmobiliario es particular, e incluso determinadas zonas de una misma ciudad o región tienen sus características particulares.

No obstante, el negocio inmobiliario siempre de un modo u otro se mantiene activo.

Existen muchas razones por las cuales una vivienda no se vende, y por eso analizamos los principales obstáculos para vender una casa.

¿Por qué su casa no se vende?

  • Precio de venta sobrevalorado.

La primera dificultad para vender una casa es su precio, y aunque es algo muy obvio muchos propietarios no lo suelen tener en cuenta.

  • ¿El precio de venta se ajusta al mercado?
  • ¿La vivienda está en condiciones de venderse a ese precio?
  • ¿El precio de venta es realista?

Si está gestionando la venta de su casa con un agente inmobiliario, seguramente éste le habrá dado un precio en relación a lo que cuesta el metro cuadrado en la zona.

Si por el contrario decidió prescindir del asesoramiento profesional, puede analizar con mapas geolocalizados de venta de inmuebles los precios, y así obtener una media en relación a lo que puede valer su vivienda.

  • Bajar el precio de venta de la casa.

Si el precio de venta de su casa está por encima de la media del mercado, la opción más obvia es bajar el precio.

No obstante, y aún bajando el precio de venta de la propiedad, incluso puede no venderse, y es porque hay otras variables que afectan negativamente su venta.

Si se bajó el precio de venta y todavía la casa no se vende, conviene retirar la propiedad del mercado por algunas semanas, para analizar las dificultades en su venta y buscar soluciones.

También se puede ofrecer al comprador un descuento en el precio de venta si firma el contrato de compra en un plazo determinado, como forma de acelerar el proceso de venta de su casa.

  • La casa está desordenada.

Cuando los agentes inmobiliarios visitan una vivienda en venta con potenciales clientes, la imagen que transmite la vivienda es muy importante.

Es conveniente ordenar las habitaciones de la propiedad, colocando un mínimo de objetos decorativos personales, consiguiendo así lo que se define la despersonalización de la vivienda.

No solo el desorden disuade a los compradores, porque cuantos más muebles se colocan en una habitación la sensación de “poco espacio” aumenta.

Es muy importante colocar los muebles de la forma correcta, para que los compradores sientan la sensación de amplitud en las habitaciones de la casa.

Por supuesto el estado de los muebles de la casa también juega un papel muy importante, una cosa es que sean viejos, y otra muy distinta es que estén dañados o sucios.

Para los posibles compradores la primera impresión es la que cuenta, y no todos son inversores con capacidad para visualizar el valor de una propiedad independientemente de su estado de conservación.

Si la vivienda en venta está deshabitada la tarea es más sencilla, porque se pueden realizar modificaciones de forma rápida y sin generar inconvenientes para sus habitantes.

  • La casa es fea.

Muchos propietarios no tiene la capacidad de analizar de forma objetiva el estado de su vivienda, y por eso los agentes inmobiliarios suelen ser de gran ayuda al respecto, porque además de ser profesionales no tienen vínculos afectivos o emocionales con la propiedad en venta.

  • ¿Los electrodomésticos son viejos?
  • ¿Los muebles están en mal estado?
  • ¿La pintura de las paredes está deteriorada?

En definitiva la casa está fea y eso no le agrada a ningún comprador, salvo como hemos mencionado que sea un inversor, el cual se encargará de amplificar cualquier defecto de la vivienda para conseguir un mejor precio.

Las cocinas y los baños son lugares muy sensibles, los cuales pueden transmitir sensaciones incluso desagradables a los compradores.

Los artefactos sanitarios antiguos y las cocinas con muebles muy viejos son factores muy negativos para la venta de una propiedad.

Por supuesto, un factor clave tanto en los baños como en las cocinas son sus condiciones de higiene, y por eso es muy importante realizar limpiezas profundas antes de ser visitados por los compradores.

Las casas feas pueden venderse incluso más rápidamente, si el precio es el adecuado de acuerdo a su estado y si el comprador tiene espíritu de inversor y capacidad económica para realizar cambios y mejoras en la vivienda.

  • El olor de la vivienda.

¿Quién quiere comprar una propiedad que huele mal? Probablemente nadie.

Los malos olores, además de causar una impresión terrible, también generan temores y preguntas similares en la mente de los compradores.

¿Se puede eliminar el olor? ¿Qué lo está causando?

Aquí debemos distinguir entre los olores de las casas habitadas y las deshabitadas.

En las casas habitadas los malos olores pueden tener diferentes orígenes, desde la falta de higiene, hasta problemas en los desagües del baño o la cocina.

Las casas habitadas por fumadores suelen tener impregnado el humo del tabaco en la tapicería de los muebles y en las cortinas, y es algo que los compradores no fumadores detectarán de inmediato.

Existen productos de limpieza muy efectivos y económicos para la tapicería, y las cortinas de la casa pueden lavarse para evitar los malos olores.

En el caso de las casa deshabitadas, los malos olores pueden deberse precisamente a que están todo el tiempo cerradas y sin ventilación.

Por eso antes de visitar la propiedad con compradores conviene abrir las puertas y ventanas de la vivienda para ventilar todas sus habitaciones, y evitar el mal olor característico de las casas cerradas desde hace mucho tiempo.

  • Las fotografías de las casas en venta.

Los compradores seguramente conocerán su casa a través de las fotografías, publicadas en los portales inmobiliarios o en la web de la agencia inmobiliaria que gestiona su venta.

Por eso la calidad de las fotografías de las casas en venta es tan importante, porque suele ser la primera toma de contacto visual con la propiedad en venta.

Las imágenes deben transmitir sensaciones agradables a los posibles compradores, y se debe tener en cuenta que verán decenas e incluso cientos de fotografías de viviendas en venta, y desde luego harán las comparaciones del caso.

Es muy importante conseguir una buena calidad en las fotografías de las casas en venta, para que resulten atractivas a los compradores y se conviertan en una llamada a la acción.

Los vídeos de las propiedades en venta son un recurso incluso mucho más efectivo que las fotografías profesionales.

Actualmente los vídeos resultan mucho más atractivos que las imágenes, y consiguen mejores niveles de difusión que las clásicas fotografías, y si bien representan una pequeña inversión añadida pueden acelerar significativamente el proceso de venta de una casa.

  • El trabajo de la inmobiliaria.

Muchos propietarios optan por gestionar la venta de su casa por cuenta propia, prescindiendo de los servicios de una inmobiliaria, considerando que la comisión de los profesionales entorpece la venta de su propiedad.

Desde luego una inmobiliaria debe cobrar por sus servicios porque es una empresa, y los agentes inmobiliarios son profesionales formados y dedicados en exclusiva a la venta de propiedades.

Por otro lado, las inmobiliarias como en el caso de Costa Invest, tienen una infraestructura que un vendedor particular no tiene.

  • Profesionales cualificados y dedicados a la venta de casas.
  • Presencia en las ferias inmobiliarias internacionales.
  • Flota de vehículos para recoger a clientes extranjeros en el aeropuerto.
  • Abogados y asesores propios para gestionar los procesos de venta.
  • Campañas de marketing en medios tradicionales, portales inmobiliarios y redes sociales.

Una inmobiliaria ofrece mucho más que conseguir clientes compradores, pone a disposición de los propietarios que quieren vender sus casas una gran cantidad de recursos, los cuales son casi inaccesibles para los particulares.

  • El vinculo emocional y afectivo con la casa.

Los inversores inmobiliarios suelen ser pragmáticos, y están disociados de las emociones de la propiedad en venta, simplemente porque la compraron como un negocio y saben de antemano que la tienen que vender.

Sin embargo, los propietarios que viven en sus casas en venta, y sobre todo desde hace mucho tiempo, suelen tener fuertes vínculos emocionales y afectivos con sus viviendas.

Los propietarios tienen mayores dificultades para ser objetivos con sus propiedades, y muchas veces no logran disociarse de sus emociones, colocando trabas para conseguir vender su casa en el menor tiempo posible.

Por eso es muy importante formularse algunas preguntas antes de vender su casa.

Vendemos su casa en 90 días!
Comments are closed.

Check Also

El capital humano de la inmobiliaria.

Para las empresas el capital humano es uno de sus principales recursos, y si bien el capit…