Home Productividad Inmobiliaria Los mini ordenadores en la inmobiliaria.

Los mini ordenadores en la inmobiliaria.

La tecnología es un recurso muy importante para el profesional inmobiliario; los diferentes dispositivos le permiten gestionar de forma efectiva su trabajo, y al mismo tiempo aumentar su nivel de productividad.

En tal sentido, los ordenadores son herramientas de trabajo utilizadas a diario, y no siempre dentro del sector inmobiliario de España se les otorga la importancia que realmente tienen a nivel funcional.

El modelo de conectividad básico en una oficina inmobiliaria es inalámbrico, y permite conectar los diferentes dispositivos de los profesionales de forma casi automática (portátiles, smartphones, tablets, etc).

Los ordenadores de sobremesa antiguos, los tradicionales con cajas muy grandes, cada vez se utilizan menos; aunque todavía los podemos encontrar en muchas inmobiliarias e incluso con cables.

Los mini ordenadores NUC en las inmobiliarias.

Los ordenadores portátiles y otras opciones se convirtieron en mejores dispositivos de gestión del trabajo a nivel tecnológico, y ahí surgieron los NUC de Intel (Next Unit of Computing).

No obstante, antes que los NUC aparecieron los Barebone, pequeños ordenadores que irrumpieron con fuerza dentro del mercado hogareño para luego pasar al sector profesional. En sus comienzos, hace unos quince años atrás, se utilizaron principalmente para utilizarlos en el hogar por sus excelentes prestaciones multimedia.

Los NUC se convirtieron en la evolución del concepto de los Barebone, y entraron al mercado profesional inmobiliario para convertirse en la opción predilecta de las inmobiliarias para sustituir a los grandes ordenadores de sobremesa.

Sin embargo, y en medio del proceso de cambio de dispositivos dentro del sector, surgieron los ordenadores 2 en 1 (pantalla con el hardware del ordenador detrás de la misma); propiciado por Apple que convirtió en muy populares a dichos dispositivos.

Los ordenadores 2 en 1 resultaban prácticos y elegantes, hasta que llegaron los NUC y los desplazaron de las oficinas inmobiliarias de medio planeta; la otra parte del planeta sigue utilizando incluso ordenadores de sobremesa convencionales de tipo antiguo, y en el mejor de los casos los 2 en 1.

Los NUC de Intel en base a un hardware muy potente dentro de una pequeña caja conquistaron su segmento de mercado, incluso logrando superar las expectativas de los fabricantes.

Los primeros NUC contaban con microarquitectura Haswel; y posteriormente, Broadwell, Skylake, Kaby Lake (2016) y actualmente la Kaby Lake Refresh (2017) que muy pronto dejará paso a la Coffe Lake (octava generación de microprocesadores que pasará de los 6 núcleos a los 8).

Mini ordenadores elegantes para la inmobiliaria.

Los pequeños ordenadores comenzaron siendo colocados detrás de los monitores, con un sistema especialmente diseñado para tales efectos, y no quedaban demasiado elegantes. Por eso directamente se comenzó a ocultar a los NUC debajo de los escritorios, a un lado de la mesa de trabajo, y hasta incluso dentro de un cajón para utilizarlos de forma inalámbrica.

Actualmente los NUC siguen siendo poco elegantes, y por eso otros fabricantes que hicieron especial hincapié en el diseño y la estética de sus unidades, y así han logrado superar las ventas de los mini ordenadores de Intel.

El éxito de los mini ordenadores radica en la combinación de las altas prestaciones con unas carcasas muy pequeñas; ordenadores muy potentes de tan sólo 1,5 kilogramos (los más pesados!), y muy prácticos de transportar.

Los mini ordenadores son más pequeños y livianos que un portátil con pantalla de 15,6 pulgadas; aunque sin pantalla, y ahí encontramos su punto débil o no, todo depende de cada profesional.

Un mini ordenador estándar tiene todo tipo de conexiones inalámbricas, lo que permite al profesional conectarlo a un monitor o a una gran pantalla de forma muy sencilla.

En cualquier oficina inmobiliaria y en los hogares de los profesionales del sector, seguramente encontramos pantallas planas y monitores con conexiones inalámbricas, que permiten conectar de inmediato los mini ordenadores.

Sin dejar de lado que también se pueden utilizar en el coche, y vincularlos al ordenador central de vehículo vía Bluetooh o mediante conexión de cable USB.

Desde hace varios años los profesionales del sector inmobiliario, cuando menos de ciertos países, llevan encima sus mini ordenadores a todas partes. Los utilizan en sus casas para trabajar o por divertimento, en las oficinas de la inmobiliaria, y cuando se trasladan en sus coches también, porque una de las claves funcionales de dichos ordenadores es su potabilidad y conectividad.

Disfrutan de películas con imágenes en 4K Ultra HD en sus casas, trabajan con un ordenador de altas prestaciones en la oficina de la inmobiliaria, y también pueden realizar presentaciones profesionales en cualquier sitio.

En la práctica, si bien un ordenador portátil tiene una pantalla incorporada, no puede competir con la comodidad de un ordenador tan pequeño y de sólo 1 kilogramo de peso, que ni siquiera necesita un maletín.

Los dispositivos móviles (tabletas o teléfonos) en comparación a las prestaciones de un mini ordenador quedaron hace mucho años muy por detrás, y solamente ofrecen la ventaja de tener una pantalla pequeña.

En definitiva, un profesional del sector inmobiliario debe utilizar el tipo de dispositivo que mejor se adapte a sus necesidades; aunque sin olvidar que un ordenador de un modo u otro puede incidir en su nivel de productividad.

La tecnología en sí misma no aumenta el nivel de productividad de un agente inmobiliario. El profesional debe aprender a relacionarse de forma efectiva con la tecnología, y utilizar programas de gestión que le ayuden a mejorar su rendimiento laboral.

El hardware de los mini ordenadores.

Los mini ordenadores se construyen con componentes de última tecnología, con un hardware muy específico y dentro de carcasas de aluminio anodizado para que sirva como sistema de ventilación pasivo, ya que no cuentan con los tradicionales y ruidosos ventiladores para refrigerar el ordenador.

Por otro lado, los mini ordenadoras si bien pueden utilizar los tradicionales y antiguos discos duros HDD, habitualmente se utilizan con los discos SSD que aparecieron en el mercado en 2009 (Solid-State Drive o Disco de Estado Sólido).

Los discos SSD son muy rápidos, y si los comparamos con los antiguos HDD a 7.200rpm son auténticos coches de Fórmula 1. Por otro lado, los SSD no tienen piezas mecánicas y por eso no generan calor debido al roce de las mismas (un HDD en realidad son varios discos que se rozan).

En cualquier caso, entre los HDD y los SDD no existe punto de comparación, ni en velocidad ni prestaciones generales por parte de las unidades.

Los mini ordenadores estándar en la actualidad combinan procesadores Intel i7, memorias RAM DDR 4 entre 16GB y 32GB, y discos de almacenamiento SSD entre 256GB y 512GB.

Debemos tener presente que son ordenadores muy potentes, pequeños y livianos; consumen muy poca energía, prácticamente no disipan calor, y son muy silenciosos (casi imperceptibles!).

Configuración de hardware estándar de los mini ordenadores.

  • Caja SFF (Small Form Factor – 16,5 x 16,5 x 35 centímetros).
  • Procesador Intel Core i7 Kaby Lake.
  • Memoria RAM de 8 GB DDR 4.
  • Disco Duro de 512GB SSD Slot Tipo M.2.
  • Gigabit Ethernet (10/100/1000Mbs) / Wireless 802.11 AC / Bluetooth.
  • 4 USB 3.1 (2 Tipo A + 2 Tipo C) / Ethernet RJ-45 / HDMI / Audio / Display Port.
  • Placa de vídeo Intel HD Graphics 530.
  • Fuente de alimentación de 65w.
  • S.O: Windows 10 Profesional 64-Bits.

La anterior es una configuración estándar que podemos encontrar en cualquier tienda de informática, y debemos tener presente que seguramente en 6 meses quedará casi obsoleta (lo que sucede habitualmente con el hardware informático y las nuevas tecnologías).

Incluso, un mini ordenador con un procesador i5, 8GB de RAM DDR 4 y un disco SSD de 256Gb podemos considerarlo como muy potente para las necesidades de cualquier profesional del sector inmobiliario.

La ventaja de los NUC de Intel, aunque no sean tan bonitos en diseño en comparación a los mini ordenadores de otros fabricantes, es que se venden casi configurados.

Es decir, los NUC se venden con una base compuesta por la caja y el microprocesador, y luego el usuario elige qué tipo y capacidad de disco desea, cantidad de memoria, etc.

En cualquier caso, los mini ordenadores OEM se presentan con diferentes tipos de configuraciones de hardware, lo que propicia que se vendan a distintos precios, y no son nada caros a decir verdad.

En definitiva los mini ordenadores desde hace varios años son muy utilizados por los profesionales del sector inmobiliario, y son herramientas que ayudan a conseguir aumentar los niveles de productividad.

Comments are closed.

Check Also

MailChimp integrado al CRM inmobiliario.

Para muchos usuarios de MailChimp, un CRM inmobiliario es simplemente una herramienta que …