Home Coaching Inmobiliario Cosas básicas que deben hacer los agentes inmobiliarios (Parte 4).

Cosas básicas que deben hacer los agentes inmobiliarios (Parte 4).

agentes inmobiliarios coaching

Finalizamos la serie de artículos sobre lo que deben hacer los agentes inmobiliarios para conseguir buenos niveles de rendimiento profesional.

Los agentes inmobiliarios confrontando y discutiendo.

feedback inmobiliaria

Los agentes inmobiliarios no deben temer las confrontaciones!

Demasiadas veces encontramos agentes inmobiliarios que dicen “no quiero discutir”.

¿Entonces cómo hacemos una tormenta de ideas? ¿Sin discutirlas?

Precisamente una tormenta de ideas, brainstorming en inglés, se basa en discutir e intercambiar ideas.

El problema surge cuando los agentes no saben argumentar sus ideas, carecen de ellas, o confunden discutir con pelear.

Una discusión profesional es un intercambio de ideas, y los agentes deben argumentar sus posiciones mediante evidencias y datos objetivos.

Discutir no significa faltarle el respeto al interlocutor, ni tampoco intentarlo convencer de nada.

En la reunión de trabajo de la inmobiliaria, además de exponerse y de compartir con el equipo inmobiliario diferentes elementos profesionales, los agentes deben discutir asuntos e intercambiar ideas.

Una efectiva brainstorming se basa en la discusión desde el respeto y con educación, aunque no necesariamente tiene que ser carente de pasión.

Aquí podemos encontrar los agentes inseguros, los tímidos, los que no tienen argumentos, los que prefieren “dejar pasar”, y los indiferentes.

Una acalorada discusión puede resultar muy provechosa a nivel profesional, siempre que se practique la escucha activa y la misma se oriente hacia el logro.

Una discusión nunca debe tomarse como una confrontación personal, son simples ideas o puntos diferentes que se enfrentan, y de los cuales las personas con una buena inteligencia emocional consiguen extraer resultados positivos.

También pueden surgir discusiones con los clientes, y las circunstancias siempre deben mantenerse dentro del marco profesional, con respeto y educación.

Un agente puede y debe discutir con sus clientes vendedores el precio de una propiedad, es algo habitual; lo que no puede un agente inmobiliario es faltarle el respeto a sus clientes.

Cuando se discute sobre el precio de venta de una casa, los clientes vendedores desde luego pretenderán conseguir el mejor precio de venta, es algo habitual y casi una regla. Sin embargo, la realidad del mercado y la tasación son argumentos contundentes.

No obstante, y si los clientes vendedores no quieren bajar el precio de venta de su vivienda, el agente puede argumentar con el viejo y efectivo eslogan de que una casa que no está en su precio justo no se venderá a corto y mediano plazo.

En cualquier caso, tanto si es una discusión con clientes o con colegas, el agente inmobiliario debe estar siempre preparado para discutir desde el argumento y el respeto.

Los agentes inmobiliarios y el trabajo en equipo.

inmobiliaria

El agente inmobiliario que se jacta de cerrar una venta tras otra por su único mérito está un tanto confundido.

Dentro de la estructura organizacional de una inmobiliaria encontramos diferentes roles y competencias, y cuando un agente presuntamente está gestionando de forma solitaria una venta en realidad no está tan sólo como él cree.

Incluso en los casos más extremos o singulares, muy probablemente otro agente realizara la captación de la propiedad, y seguramente la secretaria de la inmobiliaria habrá cogido algún mensaje telefónico de los clientes para el agente encargado de la venta.

Existe la posibilidad de que un agente capte la vivienda, consiga los clientes compradores, y cierre la operación en la notaría luego de haberse encargado de toda la tramitación de documentos; aunque es altamente probable que en algún momento del largo proceso un colega de la empresa directa o indirectamente le ayudara con algo.

En cualquier caso, el trabajo en equipo es fundamental dentro del sector inmobiliario, y también es muy importante que los agentes generen sinergias positivas con sus colegas y colaboradores externos.

Saber trabajar en equipo es una habilidad muy valiosa para los agentes inmobiliarios, y no todos los profesionales saben cómo hacerlo de forma efectiva.

Los agentes por tendencia suelen ser individualistas, y en ciertos sectores inmobiliarios pueden llegar a ser un tanto hostiles y hasta agresivos con sus colegas; simplemente porque hay dinero en juego en forma de comisiones.

No obstante, y teniendo en cuenta que un agente inmobiliario es un vendedor y el que más vende más dinero gana, no se debe dejar de lado la importancia del trabajo en equipo.

Para las inmobiliarias es determinante lograr conformar un equipo inmobiliario efectivo, y que sus miembros logren auto gestionarse y establecer relaciones interpersonales satisfactorias.

Un equipo inmobiliario no sólo son los agentes, todos los miembros de la empresa de un modo u otro pertenecen al grupo de trabajo, y todos los roles y las tareas son importantes.

Aunque muchos agentes se crean estrellas de rock and roll no lo son, y tampoco son más importantes que la persona que limpia la oficina de la inmobiliaria.

Ningún miembro de una inmobiliaria es imprescindible o insustituible, y ningún rol organizacional es de mayor importancia que otro, por eso se habla de “equipo”.

En un equipo cada miembro tiene un rol determinado, competencias asignadas y responsabilidades diferentes, y todos juntos conforman la plantilla de la inmobiliaria.

Es cierto que los agentes suelen llevarse el mérito; sin embargo, si se cae el sistema informático, si la oficina está sin limpiarse durante una semana, si no hay propiedades captadas para vender, si nadie atiende el teléfono, o si nadie se encarga de abrir y cerrar el local de la inmobiliaria, ¿qué pasaría?

Son tareas diarias y muy importantes, y que los agentes inmobiliarios no suelen realizar, y sin embargo son importantes para que puedan realizar el ejercicio satisfactorio de su profesión.

Un agente no puede hacer todo por sí mismo, y debe darse cuenta de que en el sector inmobiliario, cuando se trata del trabajo en equipo 1 + 1 = 3!

Los mejores equipos inmobiliarios son aquellos que logran comunicarse de forma efectiva, asumiendo sus responsabilidades y respetando los roles ajenos.

Los celos, el resentimiento y el cotilleo.

resiliencia

Desafortunadamente, muchos agentes inmobiliarios en vez de preocuparse de mejorar sus niveles de productividad están más pendientes de sus colegas.

Si un colega vende más propiedades no debe ser motivos de celos, al contrario, tiene que ser un estímulo para los demás agentes.

Si llegados a la revisión trimestral de la inmobiliaria, los niveles de productividad de un agente son muy bajos, no debe estar resentido con sus colegas por que se esfuercen o logren conseguir más cierres de venta.

El resentimiento entre los agentes puede convertirse rápidamente en un elemento tóxico a nivel organizacional, que perjudica seriamente a la inmobiliaria, y compromete el rendimiento individual y colectivo.

El resentimiento es tóxico y el cotilleo es destructivo!

El cotilleo, casi deporte nacional en algunas sociedades, dentro de las organizaciones se convierte en un virus que se extiende y contamina todo lo que toca.

El cotilleo es nefasto para los intereses comerciales de una inmobiliaria, y destruye las relaciones interpersonales saludables entre los agentes, convirtiendo el entorno de trabajo en un lugar literalmente desagradable, salvo claro para quienes lo disfrutan.

Porque podemos encontrar muchos agentes inmobiliarios o trabajadores del sector que se deleitan con el cotilleo, y hacen casi un culto del chisme, como si ello además de divertido fuera productivo.

No son pocas las inmobiliarias que por consecuencia del cotilleo, o mejor dicho por culpa de quienes lo practican, han visto perjudicados sus niveles de productividad comercial.

Muchos equipos inmobiliarios de gran valía y excelente rendimiento han sucumbido ante el efecto devastador a nivel interpersonal del cotilleo, y en modo alguno es una afirmación temeraria o exagerada.

agente inmobiliario cosas negativas

Independientemente de los años de experiencia de un agente inmobiliario, los errores siempre pueden cometerse, y es algo de lo que se puede aprender.

Afortunadamente, si los agentes están atentos y se auto supervisan no tienen que convertirse en esclavos de sus errores, al contrario, pueden aprender de ellos y no volver a cometerlos.

La serie de artículos sobre las cosas que deben hacer los agentes inmobiliarios, son sólo observaciones básicas de elementos y circunstancias muy comunes dentro del sector.

Cuanto antes se den cuenta los agentes de que deberían estar haciendo lo que se comentó anteriormente, más cerca estarán de pasar al siguiente nivel como profesionales del sector inmobiliario.

Comments are closed.

Check Also

Los anuncios de empleo de la inmobiliaria.

La incorporación de personal a la inmobiliaria puede gestionarse de diversas maneras, y la…