Home Coaching Inmobiliario La adversidad en el sector inmobiliario.

La adversidad en el sector inmobiliario.

La adversidad en el sector inmobiliario puede surgir en cualquier momento, determinada por circunstancias puntuales o del mercado, el cual tiende a fluctuar presuntamente sin variables lógicas, ¿o sí?

En cualquier caso, ya sea en épocas puntuales del año o por crisis económicas, la adversidad suele aparecer en el sector y es cuando se ponen a prueba a los profesionales y las organizaciones.

Para un agente inmobiliario no hay nada más paralizante que bajen las ventas, que se entre en un período de recesión y que las cosas se pongan difíciles, y como se suele decir “cuando las cosas se ponen difíciles, las cosas difíciles se ponen en marcha”.

La adversidad como una oportunidad.

Decir que los momentos difíciles son oportunidades resulta sencillo, lo complejo es enfrentar esos momentos y convertirlos en auténticas oportunidades para el negocio inmobiliario.

Para muchos profesionales inmobiliarios, la adversidad se convierte en una oportunidad de realizar un cambio de perspectiva para conseguir el reposicionamiento, y enfrentar el desafío se transforma en un reto.

Para otros simplemente es momento de dedicarse a otra cosa, o la mejor oportunidad para desarrollarse en otras áreas profesionales.

En cualquier caso, una crisis económica o la recesión del mercado inmobiliario por tendencia suelen dejar una gran cantidad de inmobiliarias y agentes por el camino, aunque los que consiguen mantenerse estarán abriendo las puertas a nuevas oportunidades. 

Adversidad y desafío: los agentes a prueba.

Los desafíos son grandes catalizadores para el cambio, obligan a los agentes inmobiliarios a examinar lo que están haciendo y llevar su enfoque del modelo de negocio a otro nivel.

Analice a aquellos agentes que han navegado con éxito en los mercados difíciles y la adversidad real en sus carreras y quizás se sorprenda.

Descubrirá que muchos de ellos ganaron más dinero, captaron más cuota de mercado y desarrollaron algunas de sus habilidades más afinadas como vendedores y negociadores en tiempos de crisis económica.

¿Por qué? Sencillo: el momento lo es todo y cuando miraron a su alrededor y vieron que el porcentaje de colegas que entraban en “modo pánico” o directamente abandonaban el negocio inmobiliario reconocieron de inmediato la oportunidad.

La adversidad exige limpiar la casa.

No se trata de tomar literalmente la metáfora, desde luego, aunque entre profesionales del sector inmobiliario la analogía es válida.

Cuando el mercado inmobiliario se pone difícil los agentes tiene que limpiar sus procesos de pensamiento, hábitos y prioridades.

Colocar estos tres elementos en la lista de limpieza mental ayuda a preparar el escenario para un cambio de perspectiva efectivo, estructurar un plan de negocios optimizado y tener un sentido de la dirección más claro.

  • Los procesos de pensamiento.

Los pensamientos son el trampolín de las acciones, y determinan en qué dirección irán.

¿Realmente es conveniente enfrentar un desafío desde lo negativo? Por supuesto que no.

Hay suficientes noticias negativas para todos y en todos lados, por eso hay que auto-preservarse y procurar cuidarse de todo y de todos.

Muchos agentes inmobiliarios utilizan medios tecnológicos avanzados, sistemas de inteligencia artificial y dejan de lado el mantenimiento del procesador de información más poderoso que existe, la mente.

En momentos de adversidad del sector las mentes son las que realmente se ponen a prueba, y desde los pensamientos surgen las acciones que un modo u otro marcarán el camino del agente inmobiliario.

  • Los hábitos.

Se dice que los viejos hábitos mueren con fuerza, y muchas veces ni con fuerza bruta aplicada de forma focalizada, y no es broma.

Ante la adversidad los agentes están casi obligados a eliminar sus hábitos improductivos, y hacerlo es una parte crítica para generar el impulso necesario que les hará superar la adversidad.

Los hábitos improductivos suelen limitar y condicionar negativamente a los profesionales, aunque en tiempos de crisis pueden incluso arruinar la carrera de un agente inmobiliario.

La adversidad implica entrar en acción, aplicar nuevos modelos y considerar cualquier posibilidad como válida para atravesar las circunstancias adversas.

  • Las prioridades.

Los profesionales siempre tienen que establecer prioridades, sin embargo, cuando las circunstancias de los agentes son adversas las prioridades son determinantes para conseguir el éxito.

Los empresarios y agentes del sector inmobiliario que consiguen superar las crisis económicas saben establecer prioridades, y se enfocan en el logro, dejando de lado cualquier cosa que les limite o condicione negativamente para conseguirlo.

Pongamos por ejemplo la captación de propiedades, un factor fundamental para que una inmobiliaria consiga el éxito comercial, porque sin producto para vender no hay negocio, así de simple.

Quizás los tiempos adversos sean para la venta de propiedades, y no para captar viviendas, ¿entonces por qué no aprovechar la oportunidad para captar?

Muchos agentes, sobre todo los de más experiencia, suelen dejar de lado la captación de propiedades para centrarse en la venta, algo que se puede ser entender, aunque las circunstancias establecen las reglas, y quizás las viviendas captadas en tiempos de crisis se conviertan en comisiones a mediano y largo plazo.

¿Está listo para enfrentar la adversidad?

¿Está dispuesto a deshacerse de las influencias negativas, los pensamientos y los hábitos que atan a los agentes más débiles a los niveles de ingresos mediocres?

Entonces comience ahora mismo y no deje pasar un minuto más! Haga STOP y entre en acción!

Serénese / Tómese su tiempo / Organice / Proceda.

Hay que generar sinergias positivas.

La esfera de influencia del agente inmobiliario es una de las claves de su negocio, y por eso sus contactos son tan importantes.

Los contactos pueden ser clientes, colaboradores, colegas del sector e incluso personas que están por fuera del mercado inmobiliario. Todos son contactos, y después siempre hay tiempo de segmentarlos.

Si habitualmente realizaba 10 acciones al día para conseguir clientes, algo nada exigente y bastante bajo, cuando llega la adversidad hay que triplicar o quintuplicar el número de acciones.

Llame, envíe mensajes y correos electrónicos, salga a la calle, contacte con el mayor número posible de personas y por todas las vías disponibles.

Mañana, tarde y noche hay que intentar generar sinergias positivas para enfrentar y superar las circunstancias adversas.

Por cierto, deje de lado a los compañeros tóxicos, porque además de no aportarle nada positivo le obstaculizarán en su camino.

Utilice métodos probados. 

  • Modelos de mejora continua. 

Los modelos de mejora continua se utilizan tanto a nivel organizacional como individual en el sector inmobiliario, y si ya tiene implementado un modelo como agente inmobiliario, quizás sea el momento de realizar una revisión profunda del mismo.

Contar con un modelo para contingencias o circunstancias adversas siempre es conveniente, y si no lo tiene póngase de inmediato a crear uno.

Los modelos de mejora continua, además de mejorar el rendimiento profesional, permiten maximizar los recursos y estructurar de forma ordenada las circunstancias adversas.

  • Análisis DAFO.

¿Cuáles son sus debilidades y fortalezas? ¿Conoce sus amenazas externas? ¿Cuáles son sus oportunidades?

El análisis DAFO permite identificar los factores limitadores y las fortalezas, descubrir las oportunidades y aprovechar las ventajas. 

  • Revisiones trimestrales.

Cuando las inmobiliarias y los agentes enfrentan circunstancias adversas, utilizar las revisiones trimestrales realizadas y analizarlas desde otra perspectiva pueden resultar de gran utilidad.

Estas revisiones no solamente reflejan la cantidad de propiedades vendidas por cada agente o las viviendas captadas, muestran comportamientos individuales y organizacionales, y sirven para identificar los factores que pueden ser utilizados para superar la adversidad.

Las circunstancias adversas ponen a prueba a los agentes y las inmobiliarias, y son oportunidades para la superación y comprobar los niveles de resiliencia.

En tales circunstancias no hay lugar para la pasividad, y los agentes tienen que entrar en acción de inmediato, sin dilación y con una actitud proactiva orientada al logro para superar la adversidad.

Comments are closed.

Check Also

Autocrítica ¿Te elegirías como agente?

La autocrítica es un ejercicio fundamental que deben hacer los agentes inmobiliarios para …